in

Mi sexualidad es conmigo…Mitos sobre la virginidad

Mitos sobre la virginidad

Por generaciones a las mujeres se nos ha impuesto “cuidar” y “proteger” nuestra sexualidad y limitar nuestro placer hasta que llegue la persona con quien decidamos compartirla.

Se ha adjudicado nuestro “valor” y “pureza” a la virginidad o un pequeño tejido llamado himen. El cual parece ser una barrera que impide el paso a cualquier acto penetrativo. Y que por desearlo o permitirlo perdemos el trato digno y respeto que todas merecemos.

Por ello vamos a desmitificar algunas ideas sobre  el himen y otras ideas sobre el inicio de tu vida sexual. Aquí mitos y verdades sobre la virginidad femenina:

  1. El inicio de tu vida sexual es contigo misma

Todas las personas tenemos sexualidad desde el momento que nacemos hasta el día en que morimos. El que nos enseñen a que nuestra vida sexual inicia con nuestra primera penetración vaginal es limitar que somos capaces de sentirnos, explorarnos y disfrutar. Eso es lo que nos da valor. No restringirnos de observarnos, acariciarnos o brindarnos placer. Nosotras decidimos con quien compartir nuestra sexualidad, y no perdemos algo, sino ganamos nuestro propio descubrimiento.

Te recomendamos leer: 5 juguetes sexuales para iniciar estimulación vaginal.

Mitos sobre la virginidad
  1. El himen no determina tu “virginidad”

El himen es una membrana elástica en vagina. Pero al contrario de lo que se piensa, no es una barrera impenetrable en la entrada vaginal. Puede ser elástica, con orificios o bien no existir en todas las mujeres y personas con vulva. Se dice que su ligero sangrado se debe a su ruptura a través de la penetración son dedos, juguetes sexuales o un pene. Pero este sangrado no siempre aparece cuando se llevan a cabo estas prácticas. 

Puede incluso no presentarse o pudo haberse presentado en momentos donde tuviste algún golpe fuerte o el haber ido con una bici con demasiada fuerza.

Sea como sea, tu valor y pureza no están determinados por este tejido; es una manera más de limitar la variabilidad de los diferentes cuerpos y exploración de las mujeres.

  1. Tu vagina NO se agrandará por el número de relaciones sexuales que tengas

Creemos que la vagina puede quedar inmensa por el número de penetraciones que se hayan tenido. Pero en realidad es que está compuesta por músculos que se adaptan a todo tipo de penetración. El que se sienta estrecha también puede deberse a las emociones que relacionas ante el coito o bien al ejercicio de la musculatura pélvica que podemos realizar mediante ejercicios de kegel. Pero no es verdad que va a crecer inmensamente y eso te descalificará como mujer o pareja. 

Mitos sobre la virginidad

Conoce los diferentes lubricantes que te acompañarán en tu exploración.

  1. NO eres menos valiosa por masturbarte o por tener relaciones sexuales 

La exploración de tu cuerpo y búsqueda del placer es algo que todas pasamos. Existe este deseo y curiosidad que al ser negado o restringido nos puede generar culpa. Pero no eres la única. 

El masturbarte y estimularte te acerca a conectar con tu cuerpo, a conocer tus placeres y límites. ¡Que gran acto de amor a tí misma que sepas como disfrutar! 

Y si es en pareja, aunque muchas pueden tener en su plan de vida el matrimonio, no es necesario que este disfrute se descubra hasta este evento. La decisión de compartirte y que tu pareja también se comparta contigo no tendría porque ser castigado. 

Virginidad

Poco a poco crearemos espacios donde no sea un mandato guardar tu descubrimiento a otra persona. El respeto a tus sensaciones y emociones es lo más importante.